Declaraciones inusuales de Elena G. de White

 

Entre las 100.000 páginas de los escritos de Elena G. de White, algunos han encontrado ciertas declaraciones difíciles de entender. Unas pocas de estas declaraciones causan perplejidad sólo porque han sido extraídas de sus contextos inmediatos. Otras causan problemas a aquellos que creen que los mensajeros de Dios son infalibles, sus predicciones inalterables y que sus palabras y expresiones les son comunicadas en forma verbal por el Espíritu Santo.

Los Adventistas del Séptimo Día creen que tales puntos de vista son incompatibles con lo que se observa en la Escritura. Por cierto, concuerdan con lo que Elena G. de White expresa para sí misma o sus escritos. Alguien puede también encontrar declaraciones que parecen negar una explicación dada o carecen de una confirmación científica en la actualidad. Respecto a esto, en la siguiente declaración, se nos recuerdan algunas supuestas dificultades en las Escrituras:

“Si bien es cierto que Dios ha dado pruebas evidentes para la fe, él no quitará jamás todas las excusas que pueda haber para la incredulidad. Todos los que buscan motivos de duda los encontrarán. Y todos los que rehusan, aceptar la Palabra de Dios y obedecerla antes que toda objeción haya sido apartada y que no se encuentre más motivo de duda, no llegarán jamás a la luz” (El conflicto de los siglos, p. 582).

 

Declaraciones sacadas de su contexto

Declaraciones inusuales respecto de temas científicos

¿Predicciones no cumplidas?

Presuntos errores históricos

Aparentes contradicciones y discrepancias

"La puerta cerrada"

Otras declaraciones